México

Empezamos con ¿mala? pata

Cancún, México

Estábamos convencidos de que de aquel lado del charco lo más difícil ya estaba todo hecho (decisiones, coraje, preparativos…). Coger el avión y llegar a Cancún parecía coser y cantar.

Un tímido paso al frente hacia el check-in de Lufthansa y ¡ZAS!, la primera bofetada. A pesar de tener vuelos de ida de Barcelona a Cancún y de Panamá a Barcelona a la vuelta, sin billetes de salida de México no nos permitían coger el vuelo, por lo que nos enviaron a la sección de ventas a comprar un vuelo, después de educadamente llamarnos ignorantes viajeros. Pánico, miedo, incredulidad y una lagrimita. 

Como no tiene ningún sentido que nos hagan comprar un vuelo de México a no sé dónde, no sé cuándo, solo por miedo a que nos quedemos a vivir en México y nunca lleguemos a Panamá, lograron resolverlo y nos dejaron facturar.

Después del susto inicial, al llegar a la puerta de embarque, sorpresa número dos: ¡OVERBOOKING!. “Lo siento mucho, no tenéis sitio en el avión, volved a ventas y allí buscarán una solución”. Cosquilleo en el estómago otra vez. 

Una vez allí tuvimos que aguantar el desorden hormonal de la alemana de Lufthansa encargada de decidir nuestro futuro cercano, pero veamos cuál era el plan hasta aquí:

Barcelona – Frankfurt, hotel pagado en Frankfurt (08/01)
Frankfurt – Cancún (09/01)
Total de 12 horas de vuelo

Así que después de unas cuantas salidas de tono de la alemana con su compañera, un cajonazo por aquí, un intento de abandono de su puesto laboral y muchos nervios por allá, todo acabó de la siguiente manera:

Barcelona – ¿¡SAO PAULO!? (08/01)
Sao Paulo – Cancún (09/01)
Total de 18 horas de vuelo + cheque de indemnización de 600 euros cada uno ¡YUPEE!

Sí, señores. Prácticamente nos han pagado los billetes, así que valieron la pena las horas extra de vuelos, las pantallas rotas del avión de TAM y aguantar a la alemana histérica. Ahora nos preguntamos cómo usar tal regalito caído del cielo.


dulce2DULCEdulce2

TAM: buen servicio y buena comida a pesar de tener problemas con las pantallas

Chaqueta nueva: cuando abrí mi mochila en el avión, ¡voilà!, una chaqueta misteriosa, nueva y ajena, se coló misteriosamente durante los controles en el aeropuerto

Guaraná: Me encanta esta bebida brasileira

picantePICANTEpicante

Fronteras: tiempo, dinero y papeleo absurdo para poder moverse es una locura

Aeropuerto de Sao Paulo: caro, caótico y servicios limitados

SuperShuttle: una compañía privada de transportes nos engañó en el aeropuerto de Cancún para llegar al hotel y perdimos tiempo y dinero (si queréis ir al centro, mejor coged el bus ADO)


Y qué nos contáis de Cancún, os preguntaréis. Pues eso queda para el siguiente post, por supuestísimo, porque ahora nos vamos a pasear. Ahí va esta foto para ir haciendo boca. ¡Hasta la próxima!

IMG_20160112_160008
Playa Marlín, Cancún, México

P.D. Mami, papis, hermanos, Sira y amigos. Merecida mención especial al equipo anticúpula (Sara B., Pili, Iván, Gabo, Sara C., Jorge y Blanca), Tanieta, Jordi, Jess, Sergi y Alby e também à equipa Barreiro (Mike e Sofia, Jorge, Alex, Gothie e Faia). Gracias por darnos por muertos antes de irnos, os queremos y llevamos cuatro días con pulso ♥.

 

 

10 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para mejorar tu experiencia y conocer nuestra audiencia. Obtén más información en la página de Información sobre Cookies.