Indonesia

Bali y Gili Meno en dos semanas

Duración: 17 días | Presupuesto (2 comensales): 37€/día

¡Y finalmente llegamos a nuestra última parada en Indonesia, Bali! A pesar de lo poco que nos gustan los sitios hiperturísticos, no quisimos quedarnos con las ganas de comprobar si la isla de los dioses está a la altura de su fama. ¡Y bien que hicimos! La joya de Indonesia, como también se la conoce, tiene tanto que ofrecer que por una cosa o por otra, es capaz de contentar a casi todo el mundo. Eso sí, no es oro todo lo que reluce y el turismo masivo durante ya decenas de años ha hecho que la autenticidad de algunos de sus lugares sea bastante cuestionable.

En este post os compartimos nuestro recorrido por la isla durante dos semanas, además de nuestra fantástica experiencia en Gili Meno, paraíso de tortugas, destacando nuestros lugares más y menos favoritos y algún que otro lugar especial. También os recomendamos algunos lugares para dormir y os contamos nuestras impresiones para ayudaros a planear vuestro viaje.

¿Lo sabías?

País: República de Indonesia 🇮🇩, formada por más de 17500 islas

Idioma: Indonesio, comprende más de 700 lenguas

Moneda: Rupia Indonesia (IDR) ➡ [1 euro = 16500 IDR aprox.]

Religión: A diferencia del resto del país donde predomina la religión musulmana, el 90% de la población de Bali practica el hinduísmo balinés

Cómo llegar

En ferry desde Banyuwangi, Java: nosotros acabábamos de estar en el fascinante volcán Ijen, así que solo tuvimos que dirigirnos al puerto de Banyuwangi en Grab desde el centro (50.000 IDR / 3 euros) y pillar un ferry. A la hora de comprar el ticket del ferry es un sistema un poco extraño ya que solo se puede pagar con una tarjeta especial que te obligan a comprar allí mismo. Una sola tarjeta vale para muchos viajes, así que podéis compartir el gasto con otros viajeros, y por poquito dinero algún trabajador del puerto os dejará usar la suya. Nosotros usamos la tarjeta de un agente entre 4 y nos salió tan poquito como 10.000 IDR por persona.

El ferry te deja en el puerto de Gilimanuk, al oeste, en poco más de 30 minutos. Desde allí se puede pillar un taxi a cualquier otra parte de la isla, o con un poco más de dificultad coger un autobús a Denpasar, por ejemplo. Eso sí, la estación de buses es realmente horrible, no hay nadie para ayudarte y no os libraréis de que os timen por ser bules (blanquitos). Nosotros fuimos a Denpasar por 70.000 IDR cada uno, unas 5 horas y fue un viaje para no recordar. Nos trataron mal, nos timaron, y además, había perritos enfermos por todas partes… Primera impresión de Bali: ¡tétrica!

Un apaño que tuvimos que hacer a las píldoras antipitones que nos regalaron nuestros amigos al arrancar el viaje. ¡Ahora nos curan tanto de una buena boa como de la mafia transportista!

Nuestro itinerario

Aquí os dejamos los sitios que visitamos en la isla y cuánto tiempo estuvimos en cada uno, pero ya os adelantamos que evitamos el sur y ni pisamos Kuta, porque quisimos escapar de guirilandia al máximo, aunque al final sí caímos en otros lugares bastante turísticos pero con algún otro atractivo para nosotros. También os dejamos los alojamientos que nos gustaron, recordad que podéis tener 15 eurazos de descuento si reserváis con Booking por aquí.

Denpasar 👎

Llegamos a Denpasar y solo vimos fealdad, suciedad, caos y tráfico. Además nos costó encontrar alojamiento decente. Acabamos en un hotel repugnante (sucísimo) por 100.000 IDR, más caro de lo que veníamos pagando en Sumatra y en Java. Quisimos huir de allí pero, sorprendentemente, no hay transporte público hacia Ubud, solo taxis o minibuses que te llevan por 150.000/200.000 IDR (locurote). Así que con algo de miedo, pedimos un Grab por 82.000 IDR. En varios sitios de Bali, a diferencia del resto de Indonesia y muchos países asiáticos, aunque el servicio no está prohibido, hay varios conflictos entre conductores de taxis oficiales y conductores de Grab.

Ubud (3 días)

Por suerte, en Ubud nos encontramos con una Bali mucho más bonita, llena de templos en cada esquina, gente un poco más simpática y muchas flores. Todas las casitas tienen sus propios templos, hay incienso siempre presente en el aire y los restaurantes tienen detallitos que te hacen soñar. Hay callejuelas con lamparitas bonitas y ese rollo espiritual en el aire que no está nada mal.

Ahora bien, el centro está llenísimo de turistas, la calle central es bastante ruidosa y densa de tráfico y los locales brillan por su ausencia. Nos gustó por su belleza y comodidad, pero no nos sentimos en Indonesia, sino en una colonia turista donde comer bien. Al parecer, la película de Julia Roberts Come, reza, ama no le vino nada bien a la preservación de esta zona.

Visitamos los bonitiños templos de Goa Gajah.

Y también los de Pura Samuan Tiga.

Alojamiento: Os recomendamos el Homestay Damuh (100.000 IDR la noche / 6 €), a las afueras, por precio, comodidad y tranquilidad. Aquí además alquilamos una motita 10 días por 30 euros para empezar a recorrer la isla, ¡yuhuuu!

Terrazas de arroz de Tegalalang y Templo Tirta Impul (1 día)

Ya a dos ruedas, hicimos parada en las famosas terrazas de arroz de Tegalalang, y aunque nos gustaron mucho, hay que reconocer que son toda una turistada. Comer por la zona deja bastante que desear pero recomendamos al menos tomarse algo con esas preciosas vistas.

Luego fuimos al Tirta Impul y a sus aguas sagradas.

Aquí descubrimos que las mujeres tienen que recogerse el pelo, y los hombres de pelo largo no. Ni el pelo tenemos igual ambos sexos se ve.

Alojamiento cercano: Recomendamos Mirah Guesthouse (225 IDR la noche) para un caprichito económico. Tiene habitaciones preciosas que dan a un jardin de sueño. El dueño trabaja con madera, algo muy típico de Bali, y hay auténticas obras de arte.

Tiendas con vistas y la mejor comida de toda Bali: Seed of Life Moodra (1 día)

Esta es una recomendación super personal de un alojamiento diferente en el medio de naturaleza que nos flipó. Es una especie de glamping en una tienda con techo transparente y ducha privada exterior, con unas vistas de montañas y campos increíbles. Ademas, su comida fue la más rica que comimos en toda la isla. Para pasar un día de relax en la naturaleza, y perderse con la moto, Seed of Life Moodra es lo más.

Waterfalls Banyumala y Templo Ulun Danu Bratan (1 día)

No estaba en nuestros planes llegar a estas cascadas, de hecho las desconocíamos. Íbamos en la motita derechitos a ver el templo pero vimos un cartel que las anunciaba y para allí fuimos corriendo. Allí nos metimos, sin bañador ni nada, y valió mucho la pena. No había casi nadie, y el entorno es precioso, todo lleno de plantas y flores increíbles.

Sobre el templo, es bastante bonito, sobre todo porque está en un lago, pero está llenísimo de gente, nosotros entramos solo un ratito de nada por la entrada secreta gratuita que podéis ver (a la izquierda de la oficial) en maps.me.

Para comer: recomendamos el Warung Makan, por la carretera cerca del lago, donde hacen un batido de fresas, naturales de la zona, ¡de rechupete!

Alojamiento: El Pondok Nyoman (290.000 IDR la noche) tiene unas vistas increíbles.

Selpimentada de la tarde: Pimenta decide poner el móvil encima de la mochila que llevaba en la moto entre las piernas para seguir el mapa, el camino se hace IMPOSIBLE y el móvil se va a la mierda y se pierde entre matorrales. A media hora de hacerse de noche, el móvil no aparece, vamos dandole palos a todos los matorrales a izquierda y derecha, sale una familia del campo y se queda fascinada ante nuestra idiotez… Y bueno, ¡al final, lo encontramos de milagro!

El inconsciente de Pimenta con cara… ¿de arrepentimiento?

Cascadas Sekumpul y Fiji (1 día)

Vamos a pie desde el alojamiento a estas cascadas tan impresionantes. Son las más altas de la isla, y desde ahí se puede ir andando (super cerquita) a las Fiji, que también valen mucho la pena. ¡La naturaleza y el entorno son preciosos!

Alojamiento: Sekumpul Bnb justo al lado de las cascadas, un homestay con una familia siempre dispuesta a ayudar.

Selpimentada del día: ¿A quién no le ha pasado alguna vez? (O varias…)

Amed (4 días)

En Amed, aunque muy turístico (para variar) hay un ambiente de playa super relajado y es un pueblito muy agradable. Hay buenos restaurantes y bares, mucho alojamiento, aunque con precios más elevados que en otros puntos de Bali, pero sin duda su mayor atractivo son sus playas. No son las típicas playas paradisíacas: la arena es negra y el agua no es turquesa, pero hay un snorkel de fábula. Barcos hundidos, estrellas de mar azules, lirios de mar (no sabíamos lo que eran), peces de mil colores, anguilas, coral bastante bien conservado, ¡hasta un tiburón!

¿Lo conocíais? ¡Nos dejó hipnotizados!

Por cierto, no hace falta decir que los corales hay que cuidarlos y que no están para que nos pongamos encima de ellos mientras nos arreglamos la máscara, ¿no? Lo hemos visto hacer tantas veces y aun así no deja de sorprendernos y angustiarnos. Porfaplease 🙏🏻.

Uno que sabe cómo defender su anémona

Selpimentada del día: esta historia va de un tipo que no escucha a su novia… ¡no! A ver… Digamos que Pimenta fue advertido de que un pez bastante enorme, un trigger fish, intentó morderme, pero él ni caso me hizo (dice que no me entendió) y fue derechito pensando “qué pez tan bonito”, hasta que la bestia desató su furia. No nos llegó a tocar, pero vino como un rayo a nuestra cara y fue un momento de pánicoluegorisas bastante intenso. Ojito con estos peces que son famosos por su mal genio y tienen más dientes que labios, que ya es decir.

Última captura antes de la huída

Padang Bai (1 día)

Hasta aquí llegamos porque habíamos leído que junto con Amed, la Blue Lagoon era muy buena zona para hacer snorkel. ¡Qué va! Es una playita bonita y pequeñita que hace bahía, super tranquila, pero hay poquita vida marina, al menos cerca. Igualmente, este pueblito de pescadores tiene mucho encanto, y aunque turístico, nos gustó bastante, sobre todo por la noche.

Alojamiento: El Kailash tiene un desayuno muy rico y habitaciones bonitas con balcón (250.000 IDR la noche).

Gili Meno (3 días)

De Padang Bai, estábamos a tan solo un ferry de las islas Gili, famosas por sus espectaculares playas de arena blanca y agua transparente. No lo dudamos y nos fuimos directos a Gili Meno, la que dicen es la isla más tranquila y menos visitada. Es una isla relajada muy chiquitita y super seca, sin apenas vegetación y no con muchas opciones de restaurantes o alojamiento.

PERO sus playas son preciosas y son perfectas para nadar con tortugas. Por libre, y bien cerquita de la orilla nos encontramos cada día con al menos una de ellas. Es pura emoción lo que sentimos. Aunque ya habíamos podido ver unas en nuestro viaje por Akumal en México, esta vez fue todavía más impresionante y casi lloro de la alegría (Sel).

También tiene atardeceres preciosos con vistas al Agung en Bali
Por desgracia, todavía se ven las secuelas del terremoto de Lombok, pero ya casi están del todo recuperados.

Alojamiento: Si no os importa no estar directamente en la playa (pero cerquita), por ahorraros unos euros, recomendamos los bungalows Dinoyin, bien cómodos y fresquitos (160.000 IDR la noche).

Consejito snorkelero: Las tortugas están sobre todo en este ladito de la isla:

Cuidado al salir del agua después del snorkel, la marea suele estar bastante baja y la barrera de coral hace muy complicado el salir sin dañarla vida marina y a uno mismo. Con paciencia se encuentra alguna salida, pero da pánico y se puede tardar bastante.

Nuestras impresiones

A pesar de nuestras reticencias al principio, ¡Bali es genial! A ver, no es para nada el paraíso y tiene muchos problemas… En dos meses por el país, quizás no es nuestro lugar preferido de Indonesia, pero es un buen destino con mucho que ofrecer. Aquí tenéis los que nos parecieron sus puntos fuertes y flacos. Sobre Gili Meno… ¡Hay que ir a nadar con tortugas! Fue una de las emociones más fuertes de nuestro viaje.

🍬 Dulzón

  • Es un destino ideal para dejarse llevar y vivir muchas aventuras diferentes en distancias relativamente cortas.
  • Hay playas, bosques, cascadas, pueblos bonitos, miles de templos y comida deliciosa, todo a muy buen precio.
  • Se puede comer más sano y equilibrado que en el resto del país.
  • Todo tiene muy buen gusto y está bien conservado, en comparación con otras islas de Indonesia: alojamientos, jardines, arquitectura…
  • Tienen una cultura y religión muy interesante y muy bonita de presenciar. Están constantemente haciendo pequeñas ofrendas a los dioses con flores (como las de la foto de portada). Tienen un sentido de la fe muy fuerte.

🌶 Picantón

  • Aunque económico, puede llegar a ser un pelín más caro todo que en otras zonas de Indonesia como Sumatra, por ejemplo.
  • Demasiado occidental todo y zonas poco auténticas por el turismo masivo.
  • No existe el transporte público, así que la manera perfecta para ver la isla es en moto, pero la isla es más grande de lo que parece. Preparaos para tener un buen dolor de posaderas.
  • Es un destino sobre explotado, por lo que hay mucha gente en muchas partes, aunque es fácil escaparse de las masas.
  • Los perritos están en muy mal estado y hay bastante basura.

Esperamos que os animéis a visitar estas dos islas fantásticas en Indonesia y que también le deis una oportunidad a otras menos visitadas como Sumatra y Java, que nos robaron el corazón.


2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Usamos cookies para mejorar tu experiencia y conocer nuestra audiencia. Obtén más información en la página de Información sobre Cookies.